lunes, 16 de junio de 2008

Una historia bajo la ciudad


225 años de la fundación de San José.

¿Por qué hay hechos y elementos históricos, que los investigadores no han desarrollado?



Cuando hablan de la fundación de la ciudad de San José, los relatos de los historiadores conocidos se han centrado sobre todo, en las características de las 40 familias, sus orígenes, datos del Teniente de Dragones de Almanza, Eusebio Vidal, como así también de los supuestos privilegios que aquellos primeros habitantes recibieron al llegar a estas tierras. Por otro lado hay una documentación secuenciada del desarrollo urbanístico. Se sabe mucho sobre nombres, apellidos y descendientes de aquellas 40 familias. Un símbolo instaurado hace pocos años como la Bandera de San José, recuerda con sus estrellas a ese núcleo poblacional. Pero en algunos artículos históricos también se hace referencia a que junto a estas familias, vinieron 204 indios misioneros (a quienes no se los recuerda en la Bandera), quienes realizaron todo el trabajo de preparación del terreno y edificación de las primeras viviendas. En nuestro análisis nos preguntamos, ¿qué sucedió con estos indígenas?. Si se quedaron por estos lugares, también deben haber dejado su descendencia. ¿Por qué la historia oficial no los nombra en registro de nombres al igual que las familias españolas?. ¿Qué pasó con estos también primeros habitantes? ¿Hay o hubo alguna intención en los historiadores, en ocultar su existencia?. ¿Dónde están sus registros?. ¿Quiénes eran?.
Los túneles De otra forma también se ha ocultado la supuesta existencia de túneles debajo de la ciudad de San José, que de comprobarse oficialmente su existencia estaríamos ante la presencia de una historia desconocida debajo de la misma tierra. Estos datos cambiarian lo documentado como únicos hechos reales hasta el momento. Durante muchos años, se ha venido hablando del tema, tenemos solo referencias aisladas dadas por vecinos y/o aficionados a la investigación, sin embargo el tema permanece en el más absoluto silencio por parte de los organismos oficiales e historiadores referentes. Hasta el momento podemos decir que hemos recopilado algunas referencias concretas de la existencia de dichos túneles. Una de ellas habla de la existencia de un túnel en la intersección de las calles Rincón y Bengoa. Al mismo habrían descendido algunos vecinos. El cual se habría descubierto cuando un viejo tornero italiano fue a hacer una fosa para instalar un nuevo torno y el terreno cedió dando a luz el mencionado túnel. Los vecinos que recorrieron el mismo dicen que se extendía aproximadamente desde las calles Oribe y Zorrilla en un extremo y por el otro hasta calle Asamblea. Así mismo una narración de otra fuente habla de la existencia de un túnel transversal a la cancha del Estadio Casto Martínez Laguarda. El mismo, cuentan las fuentes, fue descubierto en la remodelación del predio que se efectuó por los años 70. También habría mención a ellos en otros puntos de la ciudad, como debajo del antiguo edificio de CW 41, pegado a la actual Terminal de Omnibus, en la Plaza Zorrilla, donde la versión existente señalaría una vía que llegaba a una parte conformada con una estructura de hormigón que según el recorrido efectuado puede ser un pie de la Torre de Antel. Otra fuente nos lleva a una construcción ubicada en la ex-quinta de Sacco, donde hoy están edificadas las viviendas para pasivos y jubilados. Más hacia el centro de la ciudad hay referencias de varios hallazgos: edificio donde hoy se encuentra una farmacia de una empresa de salud, Museo Departamental y por calle 33 en un edificio de la misma empresa de salud. Se maneja en versiones populares la existencia de un acceso oculto a un túnel desde la Catedral San José, el cual se ramificaría por debajo de la Plaza 33 Orientales en diferentes direcciones. El último de los casos tomó estado público cuando la construcción de la Piscina del Club Fraternidad. Lo que había sido considerado como un mito hasta el momento pudo ser conocido e incluso visitado por algunos vecinos maragatos.
De esto la historia oficial no, habla. ¿Quiénes y con que propósito los construyeron?. Debemos reconocer que podrían ser las interrogantes más conflictivas, pero también las más valiosas. Se manejan popularmente ciertas versiones sobre su utilidad militar, contrabando de mercaderías, sistema oculto de comunicaciones, recinto de reuniones políticas, y hasta secretas. (Estas versiones coinciden con los datos históricos de otras ciudades). ¿Qué llevó a la construcción de estos antiguos túneles que según la información manejada tendrían forma abovedada?. Para la construcción de los mismos se requiere conocimientos arquitectónicos técnicos cabales como el arco de medio punto romano, además de estar familiarizados con el uso de la piedra, la cal y el ladrillo en la construcción de la bóveda. Y por último, la constancia de su presencia en estas tierras. Pero el solo conocimiento técnico no sería condición única para la construcción. Se debió además contar con la posibilidad de tener acceso a los materiales básicos empleados en la construcción de los mismos. Tampoco con estas dos condiciones serían suficientes, por la monumentalidad de los mismos, por lo que se debió además haber contado con mucha mano de obra, en distintos niveles de conocimiento. Si analizamos la historia de lo ocurrido en otras ciudades podemos ver como en el caso de Montevideo, Buenos Aires, Entre Ríos, Gualeguay, Concepción del Uruguay y otras ciudades de la región, donde existen túneles subterráneos, la construcción inicial de estas ciudades se utilizó mano de obra de indígenas misioneros como en San José. Una cosa no quiere decir lo otro, simplemente intentamos establecer algunas relaciones. ¿Realmente existen? Si realmente existen es la pregunta fundamental. Pero son muchos los maragatos que saben que los túneles existen. Si no se quiere investigar oficialmente y mientras no se demuestre lo contrario, todo lo expuesto anteriormente considerará válida la versión popular. En el caso de la ciudad de Buenos Aires, los historiadores y la Iglesia lo negaron por más de 80 años, sin embargo hoy en día se pueden visitar en varios puntos de la ciudad. “Los aljibes familiares” En otro tema relacionado, veamos el estudio que se hizo en la ciudad de Buenos Aires sobre los aljibes existentes en casas de familia, por la misma época, que en primera instancia se pensó que su utilidad era solamente la reserva de agua. “La forma original del aljibe”.... “se asemeja a la de un botellón o "damajuana" donde el cuello es el brocal, sobresaliendo un metro con cincuenta centímetros de la superficie y el recipiente es la cisterna, ubicada debajo del piso. La abertura de la boca entre el brocal y la cisterna es de unos noventa centímetros de diámetro; equivalente a una vara. El espacio interior de la cisterna es de cuatro a cinco metros de diámetro e igual medida su profundidad. Las paredes interiores se ven totalmente revocadas con un material sumamente impermeable. El aljibe se parece a la cúpula de la capilla vieja de San Miguel, donde el casquete superior es la parte que sobresale del piso y la campana abovedada es la que se encuentra por debajo de la superficie del terreno. Se da el nombre de "aljibe" a todo el conjunto formado por el brocal y la cisterna. Ambos son esenciales para que este sistema no se transforme en un simple pozo. En la parte interior de las paredes de la cisterna y a unos sesenta centímetros del piso se encuentra el umbral de la abertura del túnel; cuyo dintel no excede el metro con setenta centímetros de altura y su ancho los ochenta centímetros de diámetro. Los conductos abovedados subterráneos, que nacen en la pared de la cisterna, no sólo han sido construidos para ser transitados sino que también han tenido la misión de airear los túneles, actuando la cisterna y el brocal (asociados) como si fuesen una chimenea. Mientras por el brocal del aljibe se produce la extracción del interior de los túneles del aire viciado, mediante tiraje o convección, desde otro aljibe, o por pequeños conductos de ladrillos, linderos al aljibe, ingresa el aire puro. Es decir que el aljibe actúa como si fuese el tiraje de una chimenea y, el túnel, como el conducto por donde pasa el aire climatizado hacia los grandes ambientes subterráneos. Debido a la excepcional amplitud de la cisterna y a lo estrecho del brocal no es posible advertir, desde el exterior, las paredes interiores de la cisterna y, por consiguiente, la abertura de los túneles. Por esta particular conformación de la cisterna la entrada a los túneles quedan fuera del radio visual de cualquier curioso que intente escudriñar, desde el brocal, el interior de la cisterna. Este detalle hace sospechar que el aljibe debió servir, además de su carácter de reservorio del agua de lluvia y ventilación de los túneles, como entrada disimulada hacia el interior de éstos. La capacidad de almacenaje del agua de lluvia es importante; teniendo en cuenta el espacio que se pierde. Como el umbral del túnel se encuentra ubicado a unos sesenta centímetros de altura (equivalente a tres escalones de ladrillos) del piso de la cisterna, y el diámetro es de unos cinco metros, puede contener hasta tres mil litros de agua; cantidad suficiente (considerando la cantidad de aljibes por cada túnel) para el consumo de un grupo numeroso durante varios días. Teniendo en cuenta que la altura máxima alcanzada por el agua en el interior es de sesenta centímetros es obvio que su volumen no impide el ingreso de una persona al interior ni su desplazamiento hasta la entrada a los túneles situados en las paredes de la cisterna. Quienes han tenido la oportunidad de observar el interior del aljibe de la Plaza 1º de Mayo, cuando aún conservaba la iluminación en su interior, habrán advertido que la superficie o "espejo de agua" llegaba muy arriba; hasta casi la base del brocal. Sin embargo tal apreciación no era más que una ilusión óptica producida por la mayor amplitud de la cisterna en comparación con la del brocal. No contando el observador con un punto de referencia, cual serían las paredes de la cisterna, la refracción parecía producirse en el lugar donde se comienza a ensanchar el aljibe, dando la impresión de la cisterna completamente colmada”. *
En otras ciudades de Uruguay. En la ciudad de Maldonado, es tema también conocido por los vecinos. En el año 2006 el Edil Marcelo Pereira, presenta el tema en la Junta Departamental y acá encontramos algunas relaciones con lo que pasa en San José. El curul entre otras realizó las siguientes expresiones en sala: “ ... ninguna comunidad puede proyectar o construir su futuro, su porvenir, si previamente no cuenta con una idea íntegra, cabal, acerca de cuál ha sido su pasado, de aquellos acontecimientos que ocurrieron en dicha comunidad.- En este sentido, y desde hace ya varios años, algunas vecinas y vecinos de la ciudad de Maldonado, así como algunos historiadores, han venido estudiando e investigando en profundidad acerca de la posible existencia en esta ciudad de un circuito subterráneo de túneles y/o pasajes, construido durante la época colonial con fines, al parecer, defensivo- militares. Desde hace algunos días nos hemos estado reuniendo con un vecino de la ciudad de Maldonado que desde hace varios años ha venido estudiando en profundidad acerca de la posible existencia de dichos túneles. Según nos contara este vecino, dichos túneles, o uno de estos túneles, pasaría por debajo de la plaza San Fernando, de la Catedral y del Cuartel de Dragones, existiendo, aparentemente, una o más entradas a dichos túneles en este último predio, esto es en el Cuartel de Dragones.- Uno de estos túneles, allí mismo, pasaría por debajo del predio en donde hoy se encuentra la Torre del Vigía, habiendo también testimonios que señalan que uno de esos pasajes o túneles desembocaría en un predio sito en la zona de Pinares.- Por otro lado” ... “un ex alumno del Liceo Departamental nos contó, hace algunos días, que también por debajo de ese centro de estudios pasaría uno de los mencionados túneles, habiéndonos narrado que él mismo tuvo oportunidad de ingresar a dicho túnel.- Varios son los testimonios de vecinos que han afirmado haber ingresado a algunos de estos pasajes, así, por ejemplo, nos han dicho que cuando se reformó la Plaza San Fernando, durante la dictadura cívico militar, algún jerarca municipal de aquella época, así como también algunos operarios, ingresaron a uno de estos pasajes o túneles.- También sabemos que en una vivienda particular, ubicada en la zona céntrica de Maldonado, existía la entrada a uno de estos túneles, habiendo ingresado uno de sus moradores al mismo.- Algunos túneles o tramos de estos túneles se encontrarían aparentemente en buen estado de conservación, pero en otros tramos habrían existido derrumbes que impedirían el ingreso o lo harían muy riesgoso.- En cuanto a los fines que habrían motivado la construcción de este circuito subterráneo de pasajes o túneles -como ya dijimos- todo indica que la causa principal habría radicado en cuestiones de índole militar, aunque existen también testimonios que señalan que los mismos fueron utilizados como cárceles durante la época colonial”.- “Creemos que el estudio del tema en cuestión debe encararse cuanto antes, puesto que el paso del tiempo, como todos sabemos, va deteriorando con implacable dureza todos aquellos sitios o lugares de interés histórico y cultural.- También creemos que de emprenderse el estudio o investigación referida deben preservarse y protegerse celosamente todos los sitios históricos nombrados; esto es el Cuartel de Dragones, la Catedral y la Plaza de la Torre del Vigía, máxime cuando en el caso de la Plaza San Fernando la misma recién viene terminando...” “... quería hacer constar que un profesor de Historia que hace algún tiempo estuvo investigando sobre el tema recibió ciertas llamadas intimidatorias, desconozco por qué motivos, es decir, qué motivos puede haber para intimidar a una persona para que no investigue e indague sobre este tema...” Para finalizar De esta forma queremos presentar el tema. Creemos que es muy serio realizar las investigaciones correspondientes. Como ciudadanos conceptuamos que se tiene derecho a conocer toda la historia y que los patrimonios históricos son de propiedad de toda la comunidad. El tema de conocimiento popular, ¿no sería hora que las autoridades correspondientes tomaran cartas en el asunto?.

No hay comentarios: